martes, 27 de mayo de 2014

DE MUSEOS Y ACCESO AL ARTE

El jardín de las delicias. El Bosco.
Nadie duda ya de que la existencia de internet ha supuesto la mayor transformación en la esfera de la cultura. La accesibilidad a contenidos que ha permitido es, sencillamente, grandiosa. No es solamente la instantaneidad, que es importante, es sobre todo la cantidad de elementos a los que podemos tener acceso. Y no estoy hablando solamente de Wikipedia, herramienta de la que soy profundo defensor, trastadas varias aparte.

Traigo este comentario hoy motivado por la noticia que se producía la semana pasada acerca de que el MET —Museo Metropolitano de Nueva York—había liberado 400.000 imágenes para uso cultural. 

Sin duda, no todos los museos tienen la misma capacidad tecnológica y expositiva. Unos pueden poner al alcance de la comunidad medio millón de obras y otros dos mil. Unos pueden colocarlas en alta resolución y otros hacen lo que pueden. Unos invitan a ver las obras que custodian acompañadas de explicaciones realizadas por auténticos expertos y otros simplemente las exponen, que ya es bastante.

En cualquier caso, el estudio del Arte y su historia se ha hecho hoy mucho más sencillo y accesible, mucho más democrático y dinámico. Y quien dice el estudio dice la enseñanza. No me imagino en la actualidad a ningún profesor recurriendo a diapositivas de dudosa calidad para enseñar en clase las virtudes pictóricas de Tiziano.

Por poner pegas y añadir un punto de exquisitez, podemos decir que no es lo mismo ver el original. Sin duda, no es lo mismo, pero ¿qué clase puede permitirse el lujo de ir hasta San Petersburgo para apreciar en directo Danae, del mismo Tiziano de antes? Y tampoco es lo mismo no verlo, como cuando hace años acudíamos a ver una obra y ésa, precisamente ésa, estaba prestada. A mí me ha ocurrido en El Prado. Hoy no ocurre, porque esa información está en la página del museo.


Pero tampoco es lo mismo, y vuelvo a El Prado, "disfrutar" en la semioscuridad de la sala en la que se encuentra El jardín de las delicias que "sufrir" la maravilla de poder acceder a todos los detalles de la obra desde una pantalla. Hoy, gracias a la tecnología, es posible una explicación pormenorizada en el aula..., siempre y cuando la prepare la persona responsable de ofrecerrla. 

En lugar de seguir explicando mi punto de vista, os dejo los enlaces a unos poquitos museos para que podáis comprobar vosotros mismos lo que digo (y las diferencias que hay entre unos y otros)... o, sin más, planificar alguna visita durante este verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.