viernes, 29 de diciembre de 2017

PLI SELON PLI: límites y posibilidades de la reflexión musical


Si desde el punto de vista evolutivo la música es una incógnita, otro tanto podríamos decir de la tendencia de la literatura a convertirse en música o de la música a convertirse en metamúsica a partir de la literatura. 

Menos elíptico: en la actualidad ignoramos el porqué de nuestra facultad musical, pues, que sepamos, carece de valor adaptativo; la literatura inicia hace poco más de un siglo una inclinación a utilizar elementos de construcción propiamente musicales —Un coup de dés, Finnegans Wake, Four quartets...—; la música culta, tal vez influenciada por la literatura, inicia una exploración metamusical de sus límites y posibilidades.

En este recorrido musical no es raro encontrarse con un origen literario, a partir del cual se articula la reflexión y la propuesta estética. Suelen ser elementos vanguardistas que, para mi gusto, caen en el didactismo y en un excesivo aparato técnico a partir del cual justificar dicha propuesta.

En esa reflexión sobre los límites de la música y la esterilidad de la belleza se movió Pierre Boulez cuando compuso la que es para los expertos su composición más ambiciosa e importante, Pli selon pli —Pliegue tras pliegue—. La inspiración, o quizá el motivo, surge de los poemas de Mallarmé, cuyos versos son interpretados en la obra.

***
La soprano Marisol Montalvo interpreta los poemas, la Orquesta del conservatorio de París pone la música, y todos ellos bajo la dirección Matthias Pintscher, en una actuación realizada el 3 de febrero de 2015. En el vídeo solamente se recoge la primera, Don, de las cinco partes de que consta la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.