miércoles, 23 de septiembre de 2015

RECUERDO INFANTIL, de Antonio Machado

Al otro lado de la ventana de mi casa se amontona lánguido y lento un bonito día modelo cornisa cantábrica. Google me recuerda que ha comenzado el otoño; el torbellino materno-infantil de la acera, que el curso escolar ya está en marcha. Acudo a las carpetas donde almaceno fotografías en busca de una que no encuentro, pero sale al paso este rincón de La Casa de los Poetas con el que ambientan el Recuerdo infantil, de Machado. No se me ocurre nada mejor para recoger la átmosfera del momento.

Un día perfecto para arroparse con palabras escritas.

Casa de los poetas. Soria
RECUERDO INFANTIL

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.

Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel
junto a una mancha carmín.

Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.

Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
”mil veces ciento, cien mil,
mil veces mil, un millón”.

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.