lunes, 16 de febrero de 2015

PEQUEÑO COMENTARIO SOBRE UNA GRAN MINIATURA

Miniatura del El libro de la ciudad de las damas. Imagen tomada de Wikipedia.
Esta hermosa miniatura es muy fácil de interpretar para quien haya leído El libro de la ciudad de las damas. Quien no lo haya hecho debe saber que la mujer vestida de azul y con el tocado de viuda que oculta el pelo es la propia autora, Christine de Pisan, doblemente representada: en su cuarto y en el exterior.

Christine de Pisan es, casi con toda seguridad, la primera mujer que vive de lo que escribe. Sus primeros poemas aparecieron recogidos en un modesto cuaderno de papel, aunque pronto pudo hacer que se copiaran, ilustraran y encuadernaran de manera lujosa. Esos libros, puesto que entonces no existía la imprenta, sólo podían ser adquiridos por príncipes, nobles o grandes comerciantes, pues, aunque muy apreciados, su valor era muy elevado, ya que se hacían muy pocas copias y todo el trabajo era artesanal. La propia Christine supervisaba su elaboración y en más de una ocasión aparecen correcciones suyas.

En esta deliciosa y alegórica miniatura vemos, a la izquierda, la habitación en que la autora recibe el encargo de Doña Razón —espejo—, Doña Honestidad —vara de medir— y Doña Justicia —una probeta— de que combata la misoginia de la época. Tiene que escribir un libro que sirva de "fortaleza defensiva" para las mujeres: Cava profundamente, construye con la paleta de tu pluma. Y la plasmación metafórica de ese encargo es lo que vemos en la imagen de la derecha, ayudada por Doña Justicia. 

Uno de los pocos ejemplares que se confeccionaron fue propiedad de Isabel de Baviera, mujer del enajenado Carlos VI. El Duque de Berry, muy aficionado a los manuscritos, debía de poseer otro. La reina, por cierto, tenía fama de tacaña y fue necesario recordarle varias veces que abonase aquello que había prometido (en aquella época los libros no eran vendidos, sino "regalados" en la fiesta de año nuevo a algún mecenas o protector, quien correspondía con pensiones u objetos de gran valor).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.