jueves, 3 de junio de 2010

VERANO

Así es, se acerca el verano, las vacaciones, el tiempo de estar más a menudo con la gente que queremos, de vivir en la calle, de llenarnos de luz. (¡Felicidades, Diego!).

¡Disfrutadlo!

Verano from Jesus Rodriguez on Vimeo.



Dejadme que os hable de la fuerza,
de la pasión que no conoce límites,
de esta plenitud sin sombra
que es el corazón latiendo vida:
es el verano,
y son los veinte años
que se abren paso construyendo el mundo
con una historia nueva cada día,
derribando noches a fuerza de palabras entre amigos,
quizás al borde del mar
o en una plaza antigua,
o en una casa que no es la nuestra.


Es el verano
y es la luz
que impregna cada cosa con una vida nueva,
como si fuera imposible la muerte,
como si no existiera distancia entre la realidad
y el deseo,
como si cada cosa fuera el centro del mundo
y el porvenir fuera el presente.


Es el verano
y es la vida
que se manifiesta a cada paso
y en cada objeto,
voluminosa, redonda, sin fisuras,
llenándolo todo,
orgullosa de sí misma
e inconsciente.


Es el verano
y es el ritmo,
la forma de fluir el tiempo en cada gesto,
el modo en que desplazamos la mirada por los cuerpos,
la manera en que una y otra vez la piel
nos dice que está viva
y nos manifiesta esa propensión al hedonismo.


El ritmo, la luz, la vida,
los veinte años:
la plenitud sin sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.