sábado, 25 de febrero de 2012

EL TEMBLOR DEL HÉROE


El Premio Nadal de este año nos propone una historia en torno al mal. Es una historia que transcurre en la actualidad y que tiene como protagonistas a un profesor de filosofía recién jubilado, un matrimonio de traumatólogos, un joven periodista y otro profesor de secundaria, antiguo profesor del periodista, pederasta y charlatán impenitente.

La historia es dura por el tema, es dura por el desenlace y es dura porque a veces dan ganas de intervenir y no podemos, pues nuestro papel de lector no nos lo permite. La historia también es dura porque es metáfora y ejemplo de otras muchas actuaciones perversas que ocurren en la vida real, no en la ficción, y a las que no les ofrecemos ni la suficiente atención ni la importancia que tienen, mientras el mal sigue creciendo.

Lógicamente, la narración se encuentra jalonada de citas y comentarios sacados de un buen puñado de textos filosóficos. Pero que nadie se asuste, están bien escogidos y no entorpecen en absoluto el desarrollo de la novela.  Ni tan siquiera tienen un aire pedante, ya que el contexto los hace, si no necesarios, sí esclarecedores. Quizá más pueden molestar las abundantes citas en latín y en inglés, pero el traductor de Google puede solucionarlo.

Como se puede deducir de estas líneas, no es una novela para reconciliarse con el género humano ni para echar unas risas, pero sí puede resultar un elemento de ayuda a la reflexión sobre qué podemos hacer cuando en nuestro en torno se dan actuaciones que traspasan el orden de lo justo, el respeto que debemos a los demás, o infligen dolor a otras personas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.