miércoles, 14 de febrero de 2018

BIST DU BEI MIR

Durante mucho tiempo esta canción ha sido atribuida a Bach. Hoy, los que saben de estas cosas nos dicen que es de Gottfried Heinrich Stölzel y que procede de su opereta Diomedes (1718). 

La interpreta la soprano Arleen Augér con su límpida voz. Por desgracia, un tumor cerebral acabó rápidamente con su vida cuando estaba en plena madurez musical.

La música es bellísima, pero creo que no me equivoco si digo que la belleza de esta aumenta si además entendemos lo que dicen las conmovedoras palabras en la traducción de Saúl Botero-Restrepo:


Si estás conmigo, con alegría
me iré y descansaré.
Ah, cuán grato sería mi fin
si tus bellas manos cerraran
mis fieles ojos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.