martes, 21 de julio de 2015

ALICIA CUMPLE 150 AÑOS

«¡Vamos! ¡De nada sirve llorar de esta manera!», se dijo Alicia a sí misma, con bastante firmeza. «¡Te aconsejo que dejes de llorar ahora mismo!» Alicia se daba por lo general muy buenos consejos a sí misma (aunque rara vez los seguía), y algunas veces se reñía con tanta dureza que se le saltaban las lágrimas. Se acordaba incluso de haber intentado una vez tirarse de las orejas por haberse hecho trampas en un partido de croquet que jugaba consigo misma, pues a esta curiosa criatura le gustaba mucho comportarse como si fuera dos personas a la vez. «¡Pero de nada me serviría ahora comportarme como si fuera dos personas!», pensó la pobre Alicia. «¡Cuando ya se me hace bastante difícil ser una sola persona como Dios manda!» 

La pequeña Alicia se nos hace sesquicentenaria y sin perder un ápice de su frescura. Ediciones de todo tipo, traducciones a multitud de idiomas, adaptaciones al cine en dibujos y con actores, videojuegos, óperas... y un largo y duradero rastro en la cultura académica más elevada —matemáticos, lógicos y filósofos no han dejado de acercarse a las obras de L. Carroll, que les ha servido como fuente de inspiración y ha provocado análisis muy sesudos—. 

Yo debo reconocer que no tuve éxito en mi primer acercamiento. Contaba tres años escasos cuando debía andar dando guerra por casa y alguien de la familia me dio el libro ilustrado por Tenniel para que no molestara. No sabía leer y las ilustraciones me produjeron una desazón tan grande que tuvieron que pasar muchos años hasta que volví a coger el libro. De hecho, fueron los comentarios de Deleuze en su Lógica del sentido los que me llevaron al escritor y matemático inglés.

En la actualidad, las aventuras de Alicia y sus congéneres fantásticos con sus sinsentidos, sus juegos ilógicos y sus disparates son uno de los apartados de la literatura infantil que más me divierten. Tanto es así que incluso he estado en uno de esos parques para niños construidos en torno a este clásico de la literatura más loca, escrito, eso sí, con una profunda trabazón lógica. Y también he visto algunas de las adaptaciones cinematográficas, claro.

Si aún no lo habéis leído, esta puede ser una ocasión fantástica para hacerlo. Y si sois un poco perezosos para leer, pero os gusta que os lo lean, como a los niños, en El Libro Total os lo leen entero.

¡Feliz cumpleaños y también nocumpleaños, Alicia!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.