jueves, 30 de octubre de 2014

UN POEMA DE JOSÉ-MIGUEL ULLÁN

El día de hoy es generoso en aniversarios con respecto a la literatura. Tal día como hoy nacieron nada menos que esta cuadrilla de tipos ilustres: Dostoyevski, Paul Valéry, Ezra Pound, Claudio de la Torre, Kostas Karyotakis, Miguel Hernández y José-Miguel Ullán. Pío Baroja, en cambio, barruntaría la proximidad del día de difuntos, y haciendo uso del humor que le caracterizaba, tal vez decidió morirse.

Varios de los nombres que aparecen en la lista han ocupado alguna entrada de este blog. Miguel Hernández, incluso, tiene toda una serie con motivo del centenario; a Paul Valéry, a causa de la tertulia sobre su obra, también le he dedicado más de una. Así que ofreceré este espacio al más joven de todos ellos y, acaso, el más polifacético de todos, José-Miguel Ullán, periodista, animador cultural, pintor, ensayista, presentador y poeta.

Prae Manibus

VII

Refunfuñando, el camarada acepta
la diferencia sustancial que humea
entre naturaleza, naturaleza y naturaleza:
Feuerbach, Hegel y Kant.
Que la verdad siempre es concreta.
La ley de negaciones o la astucia
de la razón. En fin, ciertas consignas
del padre del cordero: Heráclito o Zenón.
Pero cuando le digo que sensación e ideas
son reflejo del pulso, su brazo tensa, el dogma
severo escupe: —Tal vez...
Y me acuerdo de un título algo obsceno:
"Qué hacer / Qué hacer / Qué hacer".

                     De Maniluvios, 1972


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.