viernes, 17 de octubre de 2014

LA RONDA DE NOCHE... EN UNA SUPERFICIE COMERCIAL

Tengo debilidad por los flashmob, esas actuaciones imprevistas con un montón de participantes —músicos, bailarines, actores...—, que de repente aparecen en un espacio público y alegran el día a la ciudadanía.

Éste, que no deja de ser un anuncio del Rijksmuseum y de su patrocinador, me parece especialmente divertido. Con gran osadía han mezclado música —el coro de la Novena—, teatro y una de las obras maestras de Rembrandt, La ronda de noche.

Ya podían los museos de por aquí hacer cosas similares. 


Gracias, Irene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.