sábado, 12 de julio de 2014

NÉSTOR BASTERRETXEA, LECCIÓN DE HUMANIDAD

Despierto esta mañana con la noticia de la muerte de Néstor Basterretxea a quien tuve la suerte de conocer, y a quien quiero recordar hoy como último agradecimiento. 

No voy a contaros aquí sus virtudes como artista ni su biografía. Páginas hay muy autorizadas donde podéis encontrar ese tipo de información. Solamente quiero destacar mi anécdota personal, que ilustra muy bien su enorme humanidad y su sencillez.

Posiblemente fuera el curso 84-85, ya no recuerdo, cuando me encontraba trabajando en un colegio con alumnos de 8º curso de EGB. Dentro del programa de CCSS se veía el arte contemporáneo y yo, atrevido, quise acercarlo de la manera más directa posible a los grupos con los que trabajaba. 

Alguien me dijo que Basterretxea tenía la casa-taller en la falda del Jaizkibel. Uno de los grandes del arte contemporáneo vasco vivía y trabajaba en la misma comarca en que se hallaba el centro. Aunque no creía que fuéramos a conseguir una visita, para por si acaso, llamé. ¡Cuál sería mi sorpresa cuando oí que Basterretxea aceptaba encantado!

Con toda la paciencia del mundo les fue explicando a los alumnos cuanto quisieron preguntar y más. Nos dejó hacer hacer fotografías e, incluso, les preparó un pequeño refrigerio. Aquella tarde aprendimos más sobre abstracción y figurativismo que con todos los libros que habíamos manejado en el aula.

Después de eso volví a solicitar una visita un par de veces más. Siempre igual de amable y asequible, me atendió pacientemente. En una de ellas surgió por casualidad mi interés por la poesía y me contó algunas anécdotas sobre León Felipe, a quien había escuchado en directo recitar sus poemas en Buenos Aires y sobre quien yo andaba preparando un recital. 

No he tenido la ocasión de conocer a grandes personalidades de la cultura. Él fue el primero y, tal vez, el último. Él me mostró que no está reñido el genio artístico con la proximidad, que se puede ser un artista de talla internacional sin dejar por eso de seguir siendo una persona amable y asequible.

Gracias, Néstor, por tu lección de humanidad.

Fotografía realizada hace menos de un mes en la cripta de Arantzazu
En este vídeo del Museo Oteiza nos relata cómo fue el proceso de las pinturas de la cripta.

6 comentarios:

  1. Jesús, cuántas cosas interesantes se nos han quedado en el tintero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Miguel! ¡Qué alegría ver tu rastro por aquí!

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jesús que suerte de tener esos encuentros y más el haber aprendido de ellos, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Sergio, fue una suerte, y aunque parece que esa suerte es mayor cuando mueren y vienen los reconocimientos de todo el mundo, la suerte es haber conocido a TODOS CUANTOS CONOCEMOS Y SABER APRECIARLO sin esperar a que se nos vayan, porque de todos aprendemos siempre algo. De hecho, tan fascinante como haberle conocido a él, también me parece fascinante que una persona desde México esté manteniendo un diálogo conmigo y que tú y yo podamos compartir ideas, sensaciones o sentimientos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué claro habla este hombre ! Qué delicia escucharle!

    Manoli

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.