viernes, 17 de febrero de 2012

NOCHE


¿Es también la noche cuando está nublado
y no veo más estrellas
que estas gotas de lluvia
que centellean por efecto y producto
del alumbrado eléctrico?

¿Es cierto que hay alguna historia
más allá de esta densa niebla
que oprime la ciudad
y me deja inválido el sentimiento?

¿Es esta ventana
desde donde ahora veo el banco vacío,
húmedo y melancólico,
la misma ventana que en otro momento
se alzaba orgullosa
contra el borde sediento de la noche,
contra el juego infinito del azar
y las explicaciones?

Es medianoche,
veo pasar un coche presuroso
camino del olvido
y busco refugio en algún texto hermoso y antiguo.
No quiero más preguntas.

                              Del libro Invitación a la noche

3 comentarios:

  1. Si amigo, aunque en este momento no las veas las estrellas están ahí. Un poco de paciencia. Las vas a volver a disfrutar y nosotros contigo.
    Desde Madrid te mandamos un beso.
    Javi - Charo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recojo el beso y la propuesta.
      Otro para vosotros.

      Eliminar
  2. Pues esta noche Jesús, tu poema ha sido mi consuelo. Una invitación a la intimidad de la noche. Una estrella de luz entre tanta dolorosa realidad. Y es que no pongo mucho la tele, de hecho casi no la veo, pero he visto las noticias y me han puesto de mala leche, viendo el panorama. Y, necesitaba algo de poesía o música y voilá, hoy ha sido este poema, que me encanta, tan melancólico, intimista. Las estrellas, como dicen más arriba, están ahí, aunque a veces no se vean.

    Gracias de nuevo, en especial por tu poesía. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.