domingo, 19 de febrero de 2012

CIUDADANO EJEMPLAR, 2

Estaba indignado.
Sin duda aquél no había sido un buen día
para el género humano.
Una guerra —otra más—
había dado comienzo al borde mismo
de nuestras conciencias
y nadie asaltaría el palacio de invierno,
ni se quemaría en la Plaza Mayor
para dar testimonio 
de la gravedad del momento.


Salió a la calle
y, como estaba indignado,
no se molestó en saludar
a su vecino 
que regresaba a casa con la compra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.