jueves, 3 de septiembre de 2015

DICHOS VIKINGOS o la sabiduría nórdica medieval

BUENOS MODALES

Bebe lo justo
y pasa el jarro,
habla o calla cuando conviene.
no es fallo
ni falta de tacto
si te despides pronto para dormir.


Entre foto y foto, entre paisaje y paisaje, este librito que encontré en una librería de Reikiavik. Sorprendido por el idioma en el que estaba escrito, no dudé un momento en hacerme con él como recuerdo de la isla y como posible introducción a una futura lectura de los edda

Los edda son relatos que recogen historias en los que muchas veces se mezclan pasajes reales con la mitología. Pueden estar escritos en prosa o en verso y fueron redactados en la edad media. Constituyen la mejor y mayor fuente para conocer la mitología nórdica. La primera traducción al castellano la realizó Ángel de los Ríos, un ilustre cántabro, en 1856.

Lo que en este pequeño volumen podemos leer es una selección del título original, Hávamál, donde Odín se expresa a través de máximas para dar a conocer a los mortales —los vikingos— cómo deben comportarse para ser personas dignas y responsables.

El Hávamál está escrito en estrofas de seis versos en la que los dos primeros se encuentran unidas mediante aliteración y el último tiene otra aliteración distinta. Como el traductor nos recuerda, es muy difícil mantener la musicalidad de los versos al pasarlo a otro idioma.

Virtudes técnicas aparte, este libro puede sorprender a quien tenga una imagen tópica del pueblo vikingo, porque de su lectura se desprende una profunda invitación a practicar el sentido común y el autoconocimiento. 

CORDURA

¡No hay mejor equipaje
para llevar puesto
que cordura y mente clara!
En tierras lejanas
es más útil que el oro;
saca al pobre de los apuros.


HABLAR EN EXCESO

Quién siempre habla
y no sabe callar
dice muchas memeces.
La lengua ligera
trae líos,
a menudo menoscaba al hombre.


FAMA

Muere la fortuna
muere la familia,
uno mismo también muere.
Pero sé algo
que siempre quedará:
la buena fama del difunto.

                      Traducción de Olav Melkild Bakke.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.