sábado, 26 de julio de 2014

ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE MANUEL ALTOLAGUIRRE

Un 26 de julio de 1959, como consecuencia de un accidente de carretera, moría Manuel Altolaguirre, poeta perteneciente a la generación del 27

Tal vez no sea especialmente recordado por su poesía; sin embargo, hay un hecho clave en la historia de la poesía en español del que es protagonista: la revista Litoral. En 1925 fundó junto con Emilio Prados y Álvaro Disdier la imprenta Sur. De esa imprenta salió la revista Litoral que él mismo dirigió durante su primera época (1926-29) y que tuvo una importancia capital en la difusión de la poesía de la época. Hoy, como podéis ver en el enlace, la revista continúa realizando un soberbio trabajo.

ESTOY PERDIDO


Profeta de mis fines no dudaba
del mundo que pintó mi fantasía
en los grandes desiertos invisibles.

Reconcentrado y penetrante, solo,
mudo, predestinado, esclarecido,
mi aislamiento profundo, mi hondo centro,
mi sueño errante y soledad hundida,
se dilataban por lo inexistente,
hasta que vacilé cuando la duda
oscureció por dentro mi ceguera.

Un tacto oscuro entre mi ser y el mundo,
entre las dos tinieblas, definía
una ignorada juventud ardiente.
Encuéntrame en la noche. Estoy perdido.


La Editorial FCE dispone de las Poesías Completas en una edición de bolsillo y la Editorial Renacimiento tiene también toda su poesía, pero en una edición muy cuidada, en estuche de doce tomos, a cargo de Almudena del Olmo Iturriarte, Francisco J. Díaz de Castro, Antonio Jiménez Millán, José Luis Bernal Salgado y Francisco J. Díez de Revenga.

También disponéis de una abundante selección en poesi.as.

2 comentarios:

  1. !Qué golpe aquél de aldaba sobre el ébano frío de la noche ! ...

    Un recuerdo. Manoli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Manoli!

      Ya puestos, vamos a dejar el poema completo:

      VIAJE

      ¡Qué golpe aquel de aldaba
      sobre el ébano frío de la noche!
      Se desclavaron las estrellas frágiles.

      Todos los prisioneros percibimos
      el descoserse de la cerradura.
      ¿Por quién? ¿Adónde?

      El sol su página plisada
      entró por la rendija oblicuamente,
      iluminando el polvo.

      Descorrió su cortina el elegido,
      y penetró en los ámbitos sonoros
      del Triángulo y la espuma.

      Nos dejó la burbuja de su ausencia
      y la conversación de sus elogios.


      Un abrazo.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.