viernes, 10 de febrero de 2017

LA POESÍA EN PAUL CELAN, Una experiencia de la distancia

En la entrada del pasado 29 de noviembre recomendaba el trabajo Paul Celan: poeta, superviviente, judíode Felstiner, para introducirse en la poesía del poeta rumano. También decía que no había leído el de José Antonio Santiago, pero que tenía muy buenas noticias suyas. Pues bien, después de leerlo, me atrevo a decir que es, ciertamente, un trabajo excelente. 

Si el de Felstiner se ocupa más del contexto y sitúa los poemas en el marco vital e ideológico del poeta, el de Santiago se aparta del detalle y pone más empeño en la comprensión global del porqué y el cómo de la obra. Diría, por tanto, que son dos libros básicos para el buen entendimiento de la poesía celaniana, al mismo tiempo que complementarios, si bien es cierto que este último tiene una complejidad mayor en algunos capítulos, pues se ocupa del sentido profundo de la obra celaniana, pero nada que no se supere con una lectura atenta.

Otro aspecto que a mí me gusta mucho del trabajo del profesor J. A. Santiago es que evita todo panegirismo, tan propio a veces de los ensayos sobre la obra de poetas destacados, y no cae en ningún momento ni en la alabanza gratuita ni en la exaltación de virtudes. Aún más: no renuncia a dar noticia de los puntos de vista menos favorables que se han vertido sobre la obra de Celan. Esclarece, pero no adula.

Os dejo el audio con la presentación del libro en el Ateneo de Madrid, a cargo del traductor de Celan al castellano, J. L. Reina Palazón, y en el que interviene, lógicamente, el autor del libro.


Y una última recomendación: como alguien ha escaneado y subido el texto de las Obras completas —veremos cuánto dura—, id a la página 499 y leed El Meridiano. Es el discurso que pronunció Celan con motivo de la concesión del Premio Georg Büchner, en 1960. Ahí está lo más parecido a la poética que podemos encontrar entre sus escritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.