miércoles, 28 de octubre de 2015

LOS HERMANOS KARAMÁZOV

 Si Dios no existe, todo está permitido.

A Dostoyevski —lo mismo que a Freud— le obsesionaba el tema de la culpa, la religión, la moral. Tal vez por eso el padre del psicoanálisis dijera que esta era la mejor de todas las novelas; por eso y porque los acontecimientos que se desarrollan en ella confirman lo que dejó escrito en Totem y Tabú.

Opiniones del gran médico austríaco aparte, Los hermanos Karamazov es una de esas historias que sobrecogen, abruman, nos encierran en su círculo y nos mantienen pegados a los personajes. Porque esta es una novela de personajes, que es lo que Dostoyevski construye magistralmente en sus obras. Y añado inmediatamente: de personajes masculinos. Los femeninos quedan para Tolstoi.

El análisis psicológico, la construcción minuciosa de la personalidad, el desarrollo exacto de los pensamientos y de los sentimientos de cada uno de los miembros de la familia Karamázov es verdaderamente prodigioso. En este sentido sí podemos hablar de Dostoyevski como una de las cumbres de la literatura universal. 

A partir de este anáisis no solamente crea un excepcional friso de personajes, sino que nos ofrece una de las mejores ilustraciones posibles de lo que era la sociedad rusa de aquella época. Por eso se ha dicho que Dostoyevski es uno de los más eficaces escritores para reflejar el "alma rusa".

Para los amantes del cine es recomendable recordar la adaptación de la novela que realizó Richard Brooks en 1958, con Yul Brynner como protagonista (Dmitri). No es lo mismo, pero se deja ver.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.