lunes, 15 de junio de 2015

SOMOS RESPONSABLES PORQUE SOMOS LIBRES

Da la impresión de que el infantilismo y la falta de responsabilidad se extienden cada vez más en nuestra sociedad. Nos cuesta asumir nuestros actos y parece que podemos decir cualquier cosa porque siempre encontramos alguna justificación ajena a nuestra conducta que justifique lo que es propiamente responsabilidad nuestra.

Muy preocupante me parece que cuando hemos metido la pata, incapaces de reconocer nuestro error, atribuyamos a algo o a alguien fuera de nosotros mismos lo que a nosotros nos compete. Peor aún si somos una persona pública o tenemos algún tipo representación social, puesto que el ejercicio de lo público es la encarnación de la responsabilidad contraída con el resto de la sociedad.

Zafio y de pésimo gusto me parece que un futuro concejal de cultura haga chistes sobre el dolor de otras personas. Si la cultura es la expresión de la humanización, esta persona difícilmente demuestra la categoría humana suficiente para defender la cultura. No entro en si es o no racista, puesto que no le conozco.

Y lo que me parece del todo injustificable es que otro responsable de más alto rango en su partido pretenda justificar lo que su compañero escribió en su momento, atribuyendo a una red social la responsabilidad de lo que solamente compete a quien escribe y decide a hacerlo público.

Somos responsables porque somos libres. En esa simple premisa se basa cualquier sistema moral. Y se nos puede achacar un buen o mal comportamiento, si y sólo si actuamos libremente. Cuando carecemos de libertad, la responsabilidad de nuestros actos recaerán sobre la persona que nos impone esa actuación. Hasta la propia ley reconoce este principio.

Lo mismo que a nadie se le ocurriría atribuir la calidad, o la falta de ella, en el texto que una persona escribe al instrumento con que lo realiza, nadie en su sano juicio puede decir que el que yo sea "un bocazas" se debe a la existencia de los blogs. Si yo escribo, y además lo haga público, esa responsabilidad es mía y solamente mía, por más que me angustie.

2 comentarios:

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.