martes, 26 de mayo de 2015

PEQUEÑAS DUDAS POSELECTORALES

Lo bueno que tienen las elecciones municipales es que son pequeñas, es decir, que aunque no seas una persona de esas que conoce a miles de personas, puedes conocer a alguna de esas otras pocas personas que son las que se presentan para ser elegidas. Vamos, que hay algo de cotilleo pequeño, asequible, porque del cotilleo grande se encargan los grandes medios y a esos, yo al menos, no conozco a ninguno. Ni a los medios, ni a las personas de los que hablan esos medios. Todo esto, claro, si vives en una ciudad pequeña, porque si vives en una grande te toca lo de los grandes medios y lo de las personas grandes, con lo cual te quedas lo mismo.

Así las cosas, vas el día después de las elecciones y miras los resultados y los nombres de las personas pequeñas que han sido elegidas y, si hay suerte, puede que encuentres a un vecino, a una compañera de trabajo, a un vendedor de tu barrio, a una oficinista que te atendió un buen día..., alguna persona tan pequeña como tú, pero a la que conoces directamente y que desde este momento va a dejar de ser una persona pequeña o, por lo menos, tan pequeña como antes, porque a partir de ahora va a tener un poquito de poder. Eso sí, muy pequeño.

La sorpresa —grata y pequeña— te la llevas, no cuando descubres el pequeño incremento de tamaño que ha sufrido la persona elegida —siempre está bien alegrarse por los buenos resultados de tus conocidos—, sino cuando ves que forma parte de un grupo político en el que te cuesta trabajo imaginarte a esa persona por más que lo intentas. Y puede ocurrir que haya más de una sorpresa entre tus pequeños conocidos, de tal forma que a quien imaginabas en alfa esté en omega y viceversa.

Y es en ese momento cuando empiezo hacerme yo —acaso tú también— preguntas sin tamaño y sin importancia. Preguntas del tipo: ¿qué es lo que hay que acreditar para formar parte de un partido?, ¿tiene algo que ver la forma de pensar en general de una persona con lo que el partido "piensa" en particular?, ¿es necesario algún tipo de formación para figurar en una papeleta?, ¿tiene algo que ver la coherencia como criterio que determina la pertenencia a un grupo?, ¿conviene que la persona pequeña del partido y que la grande parezcan del mismo equipo?

Pero como no quiero hacer de una preocupación pequeña una larguísima cuestión poblada en exceso de interrogantes, mejor les pregunto, cuando me cruce en la pequeña escalera de vecinos, al nuevo concejal y a la nueva concejala que tengo en el edificio. Seguro que sabrán responderme desde la pequeña alegría que supone ser mi representante durante los próximos cuatro años.

PS: Lo malo de unas elecciones pequeñas es que las fotos son del mismo tamaño y con lo de la vista cansada casi no puedo reconocer a los elegidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.