sábado, 2 de mayo de 2015

EL PODER DE LAS IDEAS, de A. C. Grayling

Independientemente de lo ampuloso del título, es éste un diccionario muy bien elaborado, pues cumple con creces la primera condición de un diccionario: expresar con claridad aquello que esperamos entender cuando recurrimos a uno de ellos, lo que no siempre ocurre con todos los diccionarios.

A. C. Grayling es profesor de filosofía y un excelente divulgador del conocimiento. Tiene esa capacidad, tan extendida en el mundo anglosajón, de explicar bien y hacer inteligibles conceptos e ideas difíciles. Capacidad que ha demostrado con otros títulos, la mayoría de ellos no traducidos al castellano.

Con este libro ha compuesto un diccionario de aquellos conceptos que pueden resultar sustanciales para manejarnos con cierta solvencia en la cultura actual. Con muy buen criterio ha introducido los términos científicos sin los cuales hoy no entenderíamos nada de lo que es nuestro mundo, salvando así esa dichosa fractura entre la cultura humanística y la científica. Al fin y al cabo, lo que la metafísica pretendía explicar antaño, hoy lo explica con mucha mayor solvencia la física teórica, mal que les pese a algunos recalcitrantes metafísicos.

El libro tiene las páginas que tiene —553—, no es infinito, y no caben en él muchos artículos —130—, pero los que aparecen son suficientes para dar buena cuenta del pensamiento contemporáneo y de la historia de las ideas. Cada una de las entradas —entre 2 y 7 páginas— da buena cuenta de lo sustancial de la idea que se explica e incluso de sus matices y diferentes opiniones en torno a ella.

El autor, sabedor de que el conocimiento provoca ganas de conocer más, incluye un pequeño apéndice donde cada artículo expuesto tiene una bibliografía esencial —dos o tres títulos, no más— muy bien escogida y actual, donde se puede profundizar en el saber recién presentado. Todo un acierto.

Un título para tener siempre a mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.