jueves, 26 de febrero de 2015

LA ESCRITURA DINÁMICA DE INTERNET

Los lectores atentos a los pequeños detalles de este espacio se habrán dado cuenta de que en este momento tengo abiertos cuatro hilos poéticos, cuatro proyectos distintos, pero con notables relaciones entre ellos y no me refiero precisamente al estilo.

Si se acude al apartado POEMARIOS que se encuentra bajo la fotografía que sirve de presentación al blog, se verá que los cuatro primeros títulos que aparecen ahí están en construcción. También aparece la fecha de inicio de cada uno de ellos. Alguno tiene ya volumen suficiente como para conformar lo que podemos entender como un libro de poesía en papel.

Sin embargo, una lectura pausada de los textos enseguida evindenciará que la relación existente entre ellos no es posible en papel, ni tan siquiera con una pesada red de notas. Si además tenemos en cuenta que casi la totalidad de los poemas tienen una estricta conexión con una imagen, fácilmente podremos ver la necesidad de un soporte distinto al clásico libro de papel.

Estoy convencido sinceramente de la novedad de la experiencia y de la diferente lectura que se establece gracias a los vínculos que existen entre distintos poemas y colecciones. Tal vez no sea fácil descubrir ese diálogo permanente entre los personajes, los textos, las imágenes y las voces que pueblan cada uno de los hilos poéticos, pero ahí están. Los enlaces son, pues, un recurso estilístico más, lo mismo que un oxímoron o una paronomasia.

Los poemas funcionan por sí solos, pero ofrecen, cuando menos, otro punto de vista si se consideran en red y adquieren una mayor polivalencia, más aún si consideramos que no están terminados, sino que están, efectivamente, en construcción, es decir, sujetos a evolución, tal y como ha ocurrido ya con títulos, versos y alguna que otra fotografía, aunque esto sea muy difícil de detectar para quien lee.

Nunca hasta ahora había sido más real la intertextualidad. Si hasta la aparición de internet la entendíamos como relación entre diversos textos a través de las alusiones, referencias e insinuaciones varias, en la actualidad esa relación se ha convertido —si así lo queremos— en tan estrecha y activa que es difícil determinar cuál es el texto y cuál es el contexto, dónde está el origen y dónde el corolario. Pero a mí lo que me interesa es el enriquecimiento mutuo.

En cualquier caso, mis últimos  experimentos comparten con cualquier otro modo de expresión el impulso por nombrar, el deseo de expresar una visión del mundo y sus circunstancias, el empeño por ver un poco más claro en la profundidad azarosa del ser humano. Que ese impulso, ese deseo y ese empeño alcancen su objetivo es otra cuestión. La valoración os corresponde a vosotros hacerla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.