lunes, 26 de enero de 2015

LA BARBARIE QUE NO CESA

Raif  Badawi, bloguero. Imagen tomada de AI
Copio el texto completo tal cual aparece en la página de Amnistía Internacional:

Raif Badawi recibió hasta 50 latigazos el 9 de enero, en público, frente a la mezquita al-Jafali en la ciudad de Yidda. Está condenado a recibir 950 más, en series semanales de 50, por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Está previsto que el resto de la condena se ejecute en un periodo de 20 semanas. La segunda serie, programada inicialmente para el 16 de enero y posteriormente para el 23 del mismo mes, ha tenido que aplazarse en las dos ocasiones por razones médicas: Sus heridas aún no estaban curadas y no podría soportar otra serie. Sin embargo, Raif Badawi se encuentra todavía en riesgo, no hay forma de saber si las autoridades saudíes tendrán o no en cuenta el asesoramiento médico y permitirán que la flagelación siga adelante.

Esta brutal condena se suma a la pena de 10 años de cárcel que cumple el activista saudí por haber puesto en marcha un sitio web de debate social y político en Arabia Saudí, y por la acusación de insultar al islam.

Los cargos estaban relacionados con artículos escritos por Raif en los que criticaba a las autoridades religiosas de Arabia Saudí, así como escritos de otras personas publicados en su sitio web.

Raif es uno de los muchos activistas perseguidos en Arabia Saudí por expresar sus opiniones através de Internet. Las redes sociales son increíblemente populares en un país donde la gente no puede expresar sus opiniones abiertamente en público. Las autoridades han respondido a este aumento del debate online vigilando los sitios de redes sociales e incluso intentando prohibir algunas aplicaciones informáticas.


Raif Badawi es un preso de conciencia. Exige al rey de Arabia Saudí que detenga la pena de flagelación y ponga a Raif en libertad de forma inmediata.

Raif Badawi necesita tu firma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.