lunes, 14 de octubre de 2013

PEÑALARA Y HOLAN


Quizá sea excesivo aludir a la famosa sentencia de Pascal, el corazón tiene razones que la razón ignora, para explicar qué es lo que me lleva a relacionar la laguna de Peñalara con el ángel negro de la poesía checa. A decir verdad no hay ninguna razón lógica. Si el día está claro, el antiguo circo glaciar de la laguna es un lugar espléndido y luminoso, un lugar que invita a la expansión, a la mirada larga, a la extraversión y a participar del ejercicio suave y de la conversación con tus acompañantes. Nada más alejado del ambiente holiano.

Sea lo que sea, aquí se quedan la laguna en cuestión y el presentimiento del poeta:

PRESENTIMIENTO

Amena la mañana... Niebla como para cincuenta camisas
para la doncella del lago... Más tarde el momento
en que el cálido agosto sabe a vino...
El horror ante el cuello de las cepilladoras de ataúdes...
El claro deseo de la vida...

Pero si se te enferma el corazón
irás a por su salud a los infiernos
y ya no volverás...

                              Traducción de Clara Janés. 

Este viernes, 18 de octubre, a las 17:30, reiniciamos las tertulias en la biblioteca municipal. El autor, Vladimír Holan.

2 comentarios:

  1. He hecho la presentación de V.Holan para el viernes.

    Un abrazo.Manoli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy bien, Manoli! Seguro que está perfecta. Me alegro de que te hayas animado a prepararla. Otro abrazo y hasta mañana.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.