martes, 19 de febrero de 2013

MIL AÑOS DE POESÍA EUROPEA

Toda antología es una selección que depende del criterio del antólogo. Siempre podemos echar en falta tal o cual autor, un poema u otro. Quizá discrepemos de los criterios estéticos o no estemos de acuerdo con la cantidad de lo que en ella aparece (para unos poco, para otros mucho). Esos son, básicamente, los problemas que tiene que afrontar una antología. Sin embargo, el maestro Rico tiene la rara habilidad de organizar antologías antológicas (perdonadme la reiteración del término). Sólo tenéis que daros un paseo por los comentarios publicados en páginas de reseñas sobre esta obra y comprobaréis la unanimidad en los elogios.

Al margen de las virtudes del antólogo, quiero señalar las bondades de esta obra (2009, tapa dura; 2012 tapa blanda, lo que la pone al alcance de un mayor número de lectores), que son muchas. La primera es la de poner al alcance de muchos lectores que habitualmente no leen poesía una cantidad enorme de poetas europeos, todos ellos magníficos. La segunda, disponer en un sólo volumen una selección impecable de autores a los que poder acercarnos más adelante, porque toda buena antología es, entre otras cosas, una invitación a ir más allá en la lectura. La tercera, ofrecernos una visión bien entrelazada de estilos y relaciones, que nos hacen comprender mejor por qué escribieron de esa manera y cuáles eran las preocupaciones poéticas de cada época. La cuarta, ofrecernos una visión panorámica del quehacer poético en el continente, que hasta ahora no se había hecho... que yo sepa. Y por último, poner a nuestro alcance los textos de forma bilingüe, esfuerzo editorial nada despreciable. Todo eso en un ejemplar que todavía puede llevarse en un bolsillo de abrigo y donde caben poemas que van desde La canción de mujer medieval hasta W. Szymborska. Todo un lujo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.