sábado, 27 de febrero de 2010

TERTULIAS POÉTICAS

Última entrega de los textos recogidos en la tertulia poética del lunes pasado.
El último, escrito ayer por la tarde, es mío. Es, por tanto, el único que no es anónimo.


INSTRUCCIONES DE USO

Olvida kamasutras y rituales,
joven y hermoso amante ocasional.
Para los demás eres invisible,
no para mí, que tu cuerpo aprisiono
en un íntimo abrazo elemental
-tu peso cae a plomo sobre mí
y mis brazos y mis piernas te rodean,
apremiantes candados amorosos-.
Con decisión empuja. ¡Quieto, quieto!
Tu ímpetu contén: respira hondo,
cuenta hasta treinta, reza un padrenuestro.
Quieto: tenerte dentro me enardece,
¡estás tan duro! Espera un poco más.
Ahora, sí, arranca suavemente,
y, con lento vaivén -acompasada
cadencia regular-, ceba el fogón,
y, así, hasta que los múculos se arqueen
sobre un profundo tunel interior.
Ataca ya, in crescendo, con vigor,
y pronto alcanzaremos el final.


INVISIBLE

Brilló unos instantes
con el equívoco fuego del amor.
Agotada la magia,
el ritmo cotidiano
de los días
apagó su rostro
y diluyó su presencia
entre los objetos más triviales
del hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.