lunes, 23 de septiembre de 2013

ORGULLO Y PREJUICIO

Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa. [Fijaos en la redacción tipo máxima que no quiere serlo, en el adjetivo que acompaña a verdad, en la caracterización del soltero, en el quiebro de la necesidad; fijaos, en fin, en la ironía que rezuma por todas y cada una de sus letras].

Hay novelas que se abren con una frase genial y contundente que, además, tienen la virtud de quedarse a vivir en la memoria social. Una de ellas es esta de Jane Austen. Por cierto, si la queréis leer en inglés junto con todas las traducciones al castellano que ha tenido hasta ahora, daos una vuelta por aquí.

Orgullo y prejuicio es un clásico de la literatura que, como clásico, en ocasiones —quizá por pereza, quizá por prejuicio—, es sustituida por alguna adaptación cinematográfica. No hagáis eso, os perderíais una gran novela sobre el amor y la mujer, pues el amor es su gran tema y las mujeres sus protagonistas.

Sorprende en esta historia publicada en 1813 y escrita por una mujer de tan solo 20 años, la madurez y la sabiduría, la capacidad de retratar una sociedad y una clase social, así como el desparpajo racional y la irrenunciable voluntad de decidir por si misma. No en vano suya es esta afirmación La sabiduría es mejor que el ingenio y, a la larga, sin duda, tendrá la risa a su lado que escribió en una carta a su sobrina Fanny Knight.

Como libro de educación sentimental no tiene precio, más aún si recordamos que hace 200 años Europa se debatía en una gran guerra contra Napoleón, las mujeres vivían dentro de las casas —no fuera— y los ricos lo eran por la gracia de Dios, es decir, indiscutibles. Y puede que la sociedad que se refleja en él se haya perdido hace muchos años, que los usos y costumbres nada o poco tengan que ver con los actuales; sin embargo, el meollo de lo que se nos cuenta sigue siendo perfectamente válido. Eso sin tener en cuenta que estamos hablando de literatura y el gran placer de la lectura está en cómo se nos cuenta, y lo que se nos cuenta está hecho con absoluta maestría.

Por si no lo habéis visto, os dejo aquí el estupendo programa que Página 2 dedicó a Jane Austen en junio de este año con motivo del 200 aniversario de esta gran novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.