miércoles, 18 de enero de 2012

ERÍDANO

La constelación de Erídano representa a un río en muchas mitologías y según a cuál acudamos Erídano puede ser el Nilo, el Eufrates, el Ródano, el Po o uno de los ríos que atravesaba el Hades.

En la mitología griega era hijo de Océano y Tetis, y cuando Hércules andaba buscando el Jardín de las Hespérides, se paró en su orilla para preguntar a las ninfas por el camino que conducía hasta aquél. 

Ovidio, en su Metamorfosis, nos deja esta referencia: Faetón, con las llamas devorándole sus rubios cabellos, rueda al abismo y recorre por los aires un largo trayecto, tal como a veces una estrella, aunque no llega a caer, puede parecer que ha caído del cielo sereno. Lejos de su patria, en el rincón opuesto del mundo, lo acoge el gigantesco Erídano y le enjuaga su tiznado rostro (Libro II, versos 319-324. Alianza, 1995).

Es una constelación difícil de identificar en una primera observación porque no posee estrellas muy brillantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.