sábado, 28 de enero de 2012

EN CASA. Una breve historia de la vida privada

Bill Bryson nos ofrece con este trabajo un libro lleno de anécdotas, erudición y un montón de bibliografía bien utilizada. Divertido (se puede leer como pasatiempo) y algo caótico, lo que también tiene su gracia. No es su anterior Una breve historia de casi todo —de la que se vale para vender ésta por analogía con el nombre—, ni podemos compararlas porque la importancia del tema es claramente inferior aquí, pero se deja leer casi siempre con satisfacción. Es más, este libro no es lo que enuncia el subtítulo. Por más que los editores así lo deseen, aquí no encontramos una historia de la vida privada.

El libro es en sí un inmenso anecdotario que tiene como excusa la casa, una antigua rectoría, en la que residió durante algunos años en Norfolk. Los capítulos llevan por título cada uno de los habitáculos o dependecias de la casa —el salón, el pasillo, el vestidor, el baño, el jardín...— y esa espacio da pie para que el autor se explaye sobre una multitud de cosas que están, más o menos, en relación con él. Desconcertante es en este sentido el último capítulo, El desván, cuyo contenido nada tiene que ver con el lugar al que hace referencia; sin embargo, cierra muy bien el libro.

No es, creo que ya queda claro, una historia sistemática de la vida privada. Si alguien pretende leer una, puede acudir a la que Taurus publicó en 1987 en cinco volúmenes. Tampoco es una historia de la casa. Se trata, antes bien, de un impresionante conjunto de informaciones que tiene que ver con una casa, sus necesidades o las costumbres que surgen en su entorno, entendiendo por casa una residencia familiar inglesa. Y que hayan trascurrido, aproximadamente, en el último siglo y medio, es decir, desde la famosa exposición londinense de 1851, a partir de la cual se inicia el relato.

Sí, es un libro que se lee con facilidad y con agrado, porque nada en él se hace aburrido, aunque no sean en absoluto recomendables las páginas dedicadas a la medicina del XIX, en especial las que hablan de operaciones y quirófanos (¡qué rápidamente podemos olvidar las dificultades!). Sí, es un libro que permite ser leído casi de cualquier forma. Y sí es un libro que puede cubrir muchos vacíos de los más académicos y sistemáticos libros de historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.