sábado, 5 de diciembre de 2009

VÍCTOR JARA

Empecé a ser autónomo, a pensar por mi cuenta, a tomar decisiones sin pedir permiso, cuando Víctor Jara sonaba con fuerza en los círculos en los que entonces me movía -justo cuando empezaba la década de los 70-. Por desgracia, siempre hay algún tirano dispuesto a cortar el deseo de libertad de los demás, y algunos otros van más allá y, junto con los sueños, siegan las vidas.

Que esta entrada sirva de homenaje a una persona que me acompañó con sus canciones en mi aprendizaje de eso tan amplio y confuso que llamamos vida.




Esta no es su mejor canción, pero alguna que otra vez la canté a voz en grito por las calles de Madrid, antes de que muriera nuestro tirano particular.

Un abrazo a todos los chilenos que han coreado sus letras durante años.

4 comentarios:

  1. Te recuerdo Amanda,la calle mojada........Un recuerdo para Víctor Jara. Manoli

    ResponderEliminar
  2. He leído el poemario y me ha gustado muchísimo, lo he descubierto ahora, aunque seguramente lo tendras desde hace tiempo;recomiendo su lectura.Un abreazo, Manoli.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Manoli, por tu amable comentario, pero no me dices a cuál de ellos te refieres. ¿Podrías indicármelo?
    Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Jesus!si tengo que señalar una, Contra el ritual de la muerte,quizá por la perdida reciente de un ser muy querido,me siento muy identificada con lo que dices.Un abrazo,Manoli

    ResponderEliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.