domingo, 18 de octubre de 2009

ÁGORA


La película tiene un punto engañoso y es, a mi juicio, demasiado militante; pero siempre es bueno recordar que cuando la fe se convierte en la idea que rige todos los actos de nuestra vida, esto es fundamentalismo, y tiene consecuencias catastróficas.

Amenábar se sirve de la vida de Hipatia para denunciar ese comportamiento esencialista de los creyentes, cuando éstos están convencidos de que lo que ellos creen es la única y posible creencia. Ese fanatismo, bien lo sabemos, siempre acaba generando barbarie, dolor y muerte.

Ante el ejercicio de la sinrazón, es necesario el despliegue del sentido común y de la crítica. En este sentido, hay muchos y muy buenos libros, pero me atrevo a proponeros La conquista de la felicidad, del filósofo y matemático inglés Bertrand Russell, que aúna a la sencillez expositiva una gran perspicacia intelectual y un conocimiento profundo de los sentimientos. Toda una guía para intentar ser feliz... sin hacer desgraciados a los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.