viernes, 6 de marzo de 2009

VICTORIANO CRÉMER


El lunes, día 30, los tertulianos iruneses nos reuniremos en torno a la obra de V. Crémer.

A manera de presentación me gusta recordar que este poeta lúcido, incansable, brillante en ocasiones y tenaz siempre, ha ganado el premio de poesía Jaime Gil de Biedma a la edad de 100 años. Sólo el hecho de escribir un poema a esa edad ya me parece admirable.

Sobre su poesía y lo que ésta supone charlaremos durante un par de horas en la tertulia. Mientras tanto, podéis acercaros a su obra a través de su último libro, El último jinete, fácilmente asequible y de fructífera lectura. El resto de su obra, por desgracia, hay que buscarla rastreando más de una biblioteca. Dura tarea, ay, la del lector de poesía; más, si somos de provincias.

Aquí os dejo el poema con el que comienza el libro:

EL ÚLTIMO VERSO

Los dioses. El primero
Lo conceden los dioses.
Se abre un jirón en la tierra
y brota una voz, un grito acaso,
una plegaria.

El hombre nace.
Sobre el Monte de los Prodigios
abandona losa viejos vestidos
y contempla con asombro
El brío de los vientos.
Implora una sola palabra
que le redima de siglos de silencio.
El verso, solamente el verso
que los dioses prometen.
Sobre el atrio de las flores
tal vez ensaya otro lenguaje el agua
que le traduzca. Una palabra única,
un verso acribillado
por constelaciones
fugitivas.

No es bueno
que el hombre esté sin voz
en este último tramo,
a punto de que se borre o se pierda
buscando el último verso.


Feliz lectura

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.