lunes, 5 de febrero de 2018

UN POETA Y SU OBRA: JUAN MARI LEKUONA

J. M. Lekuona, Oyarzun 1927-San Sebastián, 2005.

Obra poética: 


AURIA

Zakurrek nondik helduko: hona
gizakume zaunkatuen oihaneko habea.
Ur haserrekorrak golko gaztean.
Gogorrena juez basoko haztura.

Pizti kerantzez moldaturik zetozen
oldartzeko hatzamarrak, erasotzeko hortzak,
otso jokatzeko borroka grinak.

Eta hurkoengan antzaturik —leinuko
erubean bizilagun— gizotsoa, gizazeria,
giza-ora, emakume oreina. Bortxazko
harlosa sorbaldan. Eta irudipenean
ele zaharretako pertsonaien zoantropia

Otsoen auriak —ilargipean uluka—
letagin hertsien turuta ziren,
harkaitz frontaletako oihartzun. Zakur
salbaiek irentsi zuten haurtzaroa
eta itzali hilobiko gar bizia.
Lanturu baizik ez ziren ibarrondoak.

***

AULLIDO

Desde qué flanco hará presa la jauría: he aquí
la suerte que espera en el bosque al hombre perseguido.
Aguas tumultuosas se deslizan por jóvenes pechos.
Sea juez el más fuerte, es la usanza de la selva.

En feroces formas vinieron forjadas
para el combate las garras, para el ataque las fauces,
el instinto de pelea para actuar como el lobo.

Y personificados en sus semejantes —cohabitando
en el solar de la tribu— el hombre lobo, el hombre zorro,
el hombre perro, la mujer cierva. La losa pétrea
de la violencia sobre el hombre. Y en la imaginación,
la zooantropía de los personajes de leyenda.

Los aullidos de los lobos —ululando bajo el claro de luna—
eran trompeta de colmillos apretados,
ecos del frontis de las peñas. Perros
salvajes devoraron la infancia
y apagaron la llama viva de los sepulcros.
Eran los valles puro lamento.

                         Mimodramak eta ikonoak.  Traducción Inazio Mujika Iraola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.