lunes, 27 de noviembre de 2017

VERSOS POR LAS PAREDES


Primavera. Gregorio Antolín.
C/ Lope de Vega, confluencia con
C/ Los Soldados
Andaba yo ayer por la mañana aún emocionado por el hallazgo de San Pedro Cultural, mientras el cielo azul y transparente de la capital palentina daba una concreción mayor a los objetos, cuando me tropecé con este panel en una de sus calles —el de la primavera, no el del alquiler—. 

Ocre la tarde entre los peatones

Un poema visual de Gregorio Antolín. ¿Una acción poética del autor? ¿Un compromiso de la comunidad de vecinos con la poesía? ¿Un deseo de la ciudadanía por vivir permanentemente bajo el sol de primavera? 

Un poco más adelante en el itinerario que yo mismo me había fijado me encuentro con otro panel; en esta ocasión de Julián Alonso y dedicado a Francisco Pino. La explicación se encontraba al lado, como en el cartel anterior; pero en este caso, a una altura asequible a la vista humana. El misterio quedaba desvelado. El título me llevó a una pequeña búsqueda en internet, que rápidamente me aclaró el asunto.

Poema infinito. Julián Alonso. C/ Obispo Nicolás Castellanos,
fachada Museo Díaz Caneja.
Versos por las paredes es una iniciativa de la Asociación de Amigos de la Caneja que, aprovechando el buen momento creativo de los poetas palentinos, quiere llenar la ciudad de poesía visual. Así, pues, se ponen en marcha y en junio de este año colocan los primeros carteles; después, alguno más. Me entero de dónde se encuentran localizados, tiro de mapa de la ciudad y me dispongo a encontrarlos todos.

Lluvia. Felipe Boso. C/ Lope de Vega,
fachada Museo Díaz Caneja.
Azul, pájaros. María Sánchez.
C/ O. Nicolás Castellanos
No tardo mucho en dar con los que me faltan. Todos ellos se encuentran en lo que es la parte histórica de la ciudad, prácticamente peatonalizada en toda su extensión y de muy fácil acceso. 

María Sánchez nos propone un azul tan intenso como el día que envuelve la ciudad, tan sutil como el vuelo de los pájaros que se cuelan en su poema.

El último corresponde a Fernando Zamora y se encuentra en el corazón de la ciudad, detrás del Ayuntamiento, en plena calle Ignacio Martínez de Azcoitia.


***


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.