viernes, 12 de mayo de 2017

APARENTE PARADOJA

Fotografía de Irene

También el Sol tiene su ocaso
y allende el mar o la montaña
ante el empeño de la noche 
declina.

No detienen las sombras su pisada,
no tropieza el tiempo en su camino,
no acude la luz a levantar el día.

Y sin embargo 
y a pesar de la caída,

¡qué magnífica belleza,
qué solícita hermosura,
qué derroche de color,

qué formidable invitación a la vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.