martes, 11 de abril de 2017

LA BELLEZA DE LAS NUBES


El 23 de marzo se celebró el Día Mundial de la Meteorología, pues fue un 23 de marzo, pero de 1950, cuando se creó la Organización Meteorológica Mundial. Este año se ha dedicado a las nubes, a entender y difundir los distintos tipos de nubes, y han aparecido catalogadas y nombradas 12 nuevos tipos de nubes.

La verdad es que las nubes son el primer indicador del tiempo atmosférico y fundamentales en el ciclo del agua. Sin nubes no hay lluvia y sin lluvia dificilmente puede haber vida sobre el suelo.

Pero no voy a hablar aquí de meteorología, para lo que no estoy capacitado. Simplemente quiero subrayar la belleza fugaz de esas formas cambiantes que se producen en la atmósfera gracias a la acumulación de gotas de agua microscópicas, y dar noticia del fascinante Atlas Internacional de Nubes.

Supongo que el atlas es un recurso valiosísmo para los profesionales. Pero para los que no lo somos, al menos para mí, es un lugar fascinante, donde la belleza de las formas es difícilmente superable por cualquier manifestación humana. Tomo algunas imágenes como muestra.
nubes fluctus
asperitas
volutus
Más allá o más acá del conocimiento práctico y científico de este hidrometeoro, no me digáis que no resultan subyugantes esas formas que el agua y la luz pueden ofrecernos. 

Si no terminan de gustaros estas tres que aparecen aquí, daos una vuelta por el atlas y elegid las vuestras.

Y este par de sonetos del ínclito Borges para cerrar el comentario:
    
NUBES 

I.

No habrá una sola cosa que no sea
una nube. Lo son las catedrales
de vasta piedra y bíblicos cristales
que el tiempo allanará. Lo es la Odisea,
que cambia como el mar. Algo hay distinto
cada vez que la abrimos. El reflejo
de tu cara ya es otro en el espejo
y el día es un dudoso laberinto.
Somos los que se van. La numerosa
nube que se deshace en el poniente
es nuestra imagen. Incesantemente
la rosa se convierte en otra rosa.
Eres nube, eres mar, eres olvido.
Eres también aquello que has perdido.

II.

Por el aire andan plácidas montañas
o cordilleras trágicas de sombra
que oscurecen el día. Se las nombra
nubes. Las formas suelen ser extrañas.
Shakespeare observó una. Parecía
un dragón. Esa nube de una tarde
en su palabra resplandece y arde
y la seguimos viendo todavía.
¿Qué son las nubes? ¿Una arquitectura
del azar? Quizá Dios las necesita
para la ejecución de Su infinita
obra y son hilos de la trama oscura.
Quizá la nube sea no menos vana
que el hombre que la mira en la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.