domingo, 9 de abril de 2017

A VUELTAS CON EL GÉNERO

El castellano ha heredado del latín tres géneros para las palabras: masculino, femenino y neutro. Luego tenemos una sociedad que, cada vez con mayor insistencia, reclama la igualdad de derechos y la no discriminación por sexos. Lo que está muy bien, pero que a veces, no sé si por ignorancia o por pura modernidad de grupo, somos incapaces de expresar con palabras.

El cartel que ha colocado el Ayuntamiento donostiarra en su ciudad dice lo siguiente en euskera: Eraso sexistarik gabeko hiri baten alde. Que se puede traducir como A favor de una ciudad sin ataques sexistas. Totalmente de acuerdo. Yo también quiero una ciudad y un mundo entero donde no se produzcan ataques sexistas, ni de ningún otro tipo. Pero estamos con lo del género.

Lo que pone en castellano me resulta imposible de traducir, aunque entiendo lo que quiere decir. Lo que no entiendo es cuál es el problema para expresar con todas sus letras lo que se quiere expresar, y se me ocurren, a bote pronto, tres formas a cuál más elegante, más directa y sin violentar el idioma:

  • Es responsabilidad de toda la ciudadanía actuar contra la violencia sexista (se utiliza el femenino y tiene una implicación de compromiso político-social que nos lleva hasta los inicios de la democracia).
  • Es responsabilidad de todas las personas actuar contra la violencia sexista (vuelve a utilizar el femenino y tiene un aspecto universalizante, lo que parece que le conviene al tema).
  • Tanto si eres hombre como mujer es tu responsabilidad actuar contra la violencia sexista (lo deja bien claro y nombra los dos sexos, lo cual tiene su importancia).
Se me ocurren más, pero no quiero ser pesado. Me conformaría con que quitaran esa todxs y colocaran una frase mucho más directa y en género másculino, ya que ese y no otro es el origen de la violencia sexista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.