domingo, 5 de marzo de 2017

CALLE VACÍA*


Por aquí pasaron amantes,
amigos, 
gente desleal 
husmeando camorra,
panes al hombro
en busca de una boca,
atareados quehaceres
que llegaban siempre tarde,
quincalleros 
al margen de la actualidad,
músicos
ofreciendo alegría,
mujeres y hombres
al borde de la confusión,
niños colgados
de una sonrisa
y otros que lloraban
desconsoladamente.

Hoy el silencio 
guarda
la memoria
de lo que se ha ido
y espera un imposible
nuevo
día.


*En la actualidad más de mil pueblos de la laponia peninsular agonizan antes de desaparecer con menos de 50 habitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.