jueves, 17 de noviembre de 2016

SAN MIGUEL DE ARALAR

San Miguel de Aralar
San Miguel de Aralar es uno de esos lugares que suelen gustar tanto a fieles como a infieles, a lunáticos como a realistas, a catedráticos del todo como a sabedores de la nada. Es un paraje singular con unas vistas espléndidas, tiene una larga y documentada historia como lugar mágico, dispone de una leyenda que es más interesante que un culebrón, y tiene, además, un valor artístico indiscutible. Todas estas características aportan al sitio un atractivo incuestionable.

Hace poco tiempo pasé por allí y me lo encontré sumido en la niebla. Lo que no es nada extraño, teniendo en cuenta la altitud —más de 1.200 metros—. El fenómeno atmosférico agregaba misterio al misterio, ofrecía un punto más de magia y fantasía a la que de por sí ya tiene. Echándole un poco de imaginación era fácil escuchar el ruido de las cadenas del caballero Goñi o presentir las pisadas de los jentilak.

Para ir degustando la visita antes de hollar un suelo tan cargado de fuerzas telúricas, me permito aconsejar la visita al interior del santuario con vistas en 360º, la lectura de la Leyenda del caballero de Goñi, una visita al románico navarro y una lectura del clásico y encantador libro de BarandiaránMitología vasca. Y feliz visita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.