viernes, 18 de noviembre de 2016

CLEMÁTIDE

Clemátide en otoño, después de haber perdido sus flores
Ahí está,
plena de otoño y encanto,
aterciopelada y suave
como un susurro,
mimosa y tierna 
como un brote 
de amor
recién nacido.
Leve de plumas y vuelos
con sus gasas 
arropa otra planta.

No te fíes,
su aparente fragilidad
puede originar tu infortunio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.