martes, 13 de septiembre de 2016

¿POR QUÉ EXISTE EL MUNDO?

Heidegger, al comienzo de su Introducción a la metafísica, se hacía la pregunta siguiente: ¿Por qué hay algo en vez de nada? Aunque no era el primero en plantearse la cuestión —Leibniz se le adelantó un par de siglos—, sí ha sido el primero en escribir casi doscientas páginas para no dar una respuesta. 

Contestar a esta pregunta, la más básica y fundamental que podamos hacernos, no es tarea sencilla, si es que hay algún modo de encontrar una respuesta plausible. En cualquier caso, buscarla requiere la colaboración de conocimientos diversos, si es que queremos ser honestos con nosotros mismos.

Y eso es lo que hace Jim Holt, recurrir a cuantos especialistas de todos los campos se hayan planteado la pregunta e intentado una respuesta. Físicos, biólogos, filósofos, teólogos, intelectuales, lógicos, antropólogos, matemáticos... son requeridos y puestos a prueba para encontrar una respuesta consistente. 

El libro está muy bien construido y el andamiaje argumentativo es impecable. Se inicia con el planteamiento filosófico en el segundo capítulo, que es una divertida y lúcida exposición del recorrido histórico de la pregunta, pero como los interrogantes son más que las respuestas, a partir de ahí va recurriendo a todo tipo de especialistas en la materia.

Todo el texto se lee con agrado, porque las dotes expositivas de Holt son muchas y buenas. Además, no deja de ser emocionante ver cómo colaboran Wittgenstein, Weinberg, Swinburne, Penrose, Dawkins, Parfit, Updike y otros muchos, para hallar una solución al misterio insondable de la existencia, ese sobre el que W. James dijo que cuando nos ponemos a pensar en él, todos somos unos pordioseros, es decir, nadie es más que nadie en esta tarea de pensar el mundo y todos tenemos las mismas dudas.

Y tú, ¿qué opinas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.