lunes, 5 de septiembre de 2016

DESDE LA NIEBLA



La sonrisa de cristal
que pierde la inocencia
y el tintineo de los besos,
las miradas que se van
y que no vuelven,
el gesto mordaz,
la palabra en desaliento,
las horas en desgana.


Que no te asuste la muerte,
sino sus contornos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.