domingo, 1 de mayo de 2016

AMBIGÜEDAD DE LA EXPRESIÓN ARTÍSTICA

El arconte, Avelino Sala. Museo de San Telmo
Que la expresión artística no es matemática, ni objetiva, ni opera con un lenguaje convencional transmisor de significados compartidos es así desde hace más de un siglo, desde la aparición de las vanguardias. Que tampoco busca expresar belleza —pero siempre hay excepciones— es evidente desde la misma época. Que cada creador tiene su propio lenguaje y que cada cual interpreta lo que quiere en función de los gustos, tendencias, formación, experiencias, ideologías y demás cargamento personal es un hecho que compartimos desde hace mucho tiempo.

Visito la exposición Gaur/Konstelazioak más motivado por ver a los artistas actuales —Txomin Badiola, Bojan Fajfric, Goldschmied & Chiari, Iratxe Jaio + Klaas van Gorkum, Eugenio Ortiz, PSJM, Avelino Sala y Azucena Vieites— que por volver a repasar la obra de los maestro de los años 60 y 70, al fin y al cabo ya había pasado por Bilbao, aunque debo reconocer que lo que hay en Donosti y cómo lo han colocado me gusta más.

El primero con el que me encuentro es con Avelino Sala. También es el que más me gusta. Su Arconte sobre fondo de la pintada-locución latina me llama inmediatamente la atención. Creo que tiene una gran fuerza expresiva y que comunica inmediatamente con el posible observador. Los elementos con los que juega son nítidos, elementales y sugerentes. Me quedo un rato observándolo, saco el teléfono y hago unas cuantas fotos desde distintas posiciones.

Una vez en casa, consulto sobre el artista y me encuentro con el comentario que el mismo Avelino Sala ha colocado a su obra: 

La distancia entre lo que tendría que ser y lo que es. Como su nombre indica, El Arconte hace referencia al poder, al mando y a la imposición. El modo de controlar y anular a un país es controlar sus generaciones; estas son manipulables desde el momento en que coartamos su educación y el desarrollo del pensamiento crítico. Como apuntó el escritor Italo Calvino ya en 1974, “un país que destruye la escuela pública no lo hace nunca por dinero, porque falten recursos o su costo sea excesivo. Un país que desmonta la educación, las artes o la cultura está ya gobernado por aquello que sólo tienen algo que perder con la difusión del saber”.

Sala construye una columna de libros que han sido previamente sellados con resina negra. De este modo permite pensar el libro como objeto censurado, a la vez que el negro de la resina alude al duelo por el entierro de la cultura en que nos hallamos hoy. En diálogo con la columna, Sala sitúa en la parte superior una figura que emula a los miles de jóvenes que protagonizan manifestaciones en las plazas y calles de nuestras ciudades; frente a ello, y a modo de graffitti, sentencia la acción con la locución latina “Sapere Aude!” (¡atrévete a saber!).


¡Vaya! Reconozco que no es la lectura que yo había hecho, y no voy a entrar aquí a especular sobre el artista, la obra, la interpretación y a quién pertenece el discurso del significado. Me parece, no obstante, que hay algunos elementos en la obra que pueden inducir a interpretar de forma muy diferente a como nos sugiere Sala cuanto estamos viendo. Expongo nada más.

Alguien, un joven, tal vez, con el puño levantado y una sudadera con capucha, se alza sobre una columna de libros (la vieja Espasa que en los años 70 solía haber en algunas casas y en muchas bibliotecas y centros de enseñanza). Detrás figura la célebre locución latina, símbolo del despertar al saber de la época ilustrada, la invitación a pensar por uno mismo más universal que conozco. Título: Arconte; es decir, gobernante

Me desconcierta el título y el comentario de la web de Sala. ¿Lo de arconte va por el joven comunista, por la Espasa, por la pintada, por la incitación al saber o por quien observa? ¿El saber al que alude el artista en su comentario lo representa, en serio, con una enciclopedia, símbolo desde hace mucho tiempo de la cultura esclerotizada? O está utilizando demasiados tópicos entremezclados y confusos, o yo no pertenezco a esta sociedad ni a este tiempo. Que puede ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.