domingo, 24 de abril de 2016

RÍOS QUE SON MÚSICA, MÚSICA QUE ES VIDA (Smetana y El Moldava)

Sin duda el poema sinfónico más conocido de Smetana es El Molda (Vltava, en checo). Esos once o doce minutos que dura la interpretación tienen algo magnético, algo como de nuestro propio interior que al escucharlo lo vemos exteriorizado, como si fuera una música que nos viene del principio de los tiempos y, en el momento en que la oímos, se materializa delante de nosotros. 

Hace unos días coincidí en el tren con un profesor de música. Salió casualmente el tema, sonrió y me dijo: No solamente a ti, lo mismo nos ocurre a todos, o a casi todos. Si quieres saber por qué ocurre eso, tienes la respuesta en uno de los programas de Música y significado, de Luis Ángel de Benito.

Hoy me he acordado del asunto y he escuchado un par de veces el programa. Es fascinante cómo va encajando todo cuando tenemos las explicaciones adecuadas, cuando quienes saben nos ponen los elementos delante de los ojos. 

El programa tiene una hora de duración, pero el tiempo dedicado a la obra de Smetana transcurre entre el segundo minuto y el treinta y ocho. Corresponde al 1 de enero de 2012, pero como tienen la excelente idea de subirlos y almacenarlos, está siempre a nuestra disposición. Disfrutadlo.



Y desde la mismísima Praga, con el Moldava al lado, la Orquesta Filarmónica Checa bajo la dirección de Kubelik interpreta la misma obra de Smetana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.