martes, 2 de febrero de 2016

GERARDO DIEGO, UN RECUERDO


Gerardo Diego, componente de aquella fantástica Generación del 27, tuvo su primer destino como profesor, lo mismo que Machado, en la ciudad de Soria. En ella se conserva el Casino, oficialmente Círculo Amistad Numancia, en el que de vez en cuando tocaba el piano. Hoy, en el tercer piso, se encuentra la Casa de los Poetas, espacio dedicado al recuerdo, sobre todo, de Bécquer, Machado y Gerardo Diego.

Archiconocidos son sus poemas El ciprés de Silos y el Romance del río Duero. El Ángelus, no tan famoso, es, en cambio, más representativo de su etapa creacionista, y del que intento reproducir la disposición de los versos, aunque esto es un blog y no una imprenta. No os perdáis el comentario que el profesor Ascunce Arrieta hizo del poema. 



                            ÁNGELUS
                           A Antonio Machado


                       Sentado en el columpio
                       el ángelus dormita.

Enmudecen los astros y los frutos.

Y los hombres heridos
pasean sus surtidores
como delfines líricos.

                             Otros más agobiados
                             con los ríos al hombro
                 peregrinan sin llamar en las posadas.

La        vida        es        un        único        verso        interminable.

                       Nadie llegó a su fin

Nadie sabe que el cielo es un jardín.

Olvido.

                                                                    El ángelus ha fallecido.

                       Con la guadaña ensangrentada
                       un segador cantando se alejaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.