viernes, 11 de diciembre de 2015

NUNO JÚDICE EN LA VÍSPERA DEL INFINITO

Entre las 6:00 y las 7:00 de la mañana de los sábados Alejandro Alcalde nos ofrece un programa radiofónico en el que están presentes la música, la literatura y muchas cosas más. 

El programa de la semana pasada estuvo dedicado por entero a poetas. Y como es costumbre en él, Alejandro Alcalde enlazó de singular manera y con la destreza que le caracteriza, las palabras de los poetas con la música de los compositores que han tenido alguna relación con ellos.

Os dejo el corte relativo al poeta portugués Nuno Júdice.


Como suele ocurrir con nuestros vecinos, solemos tender al desconocimiento; sin embargo, hay unas cuantas traducciones —seguramente haya más, pero yo no las conozco— muy interesantes:

Y la que aparece a la derecha, producto del Premio Reino Sofia de 2013 y de la traducción de Pedro Serra, de donde tomo este poema:

DEMOCRACIA

Me topé con la democracia embalsamada, como
el cadáver de Lenin, oliendo a formol y aguarrás,
en un sótano de Europa. Le echaban por encima
ungüentos y colonias, le quemaban incienso
y hachís, le rezaban las obras completas de
Rousseau, de saint-just, de Víctor Hugo, y
el cuerpo no se movía. Le gritaban la libertad,
la igualdad, y la fraternidad, y la pobre muerta
olía a cementerio, como si esperara
autopsias que no llegaban, memorandos, un ADN
que le diera familia y descendencia. Esperé
que todos saliesen de su vera, le observé
el fondo de un ojo, y vi que se movía. Le cogí
la mano, le pedí que despertara, y vi temblar
sus labios, diciendo algo. ¿Un testamento?
¿la última verdad del mundo? “¿Qué quieres?”,
le pregunté. Y ella, casi viva: “¡Un cigarrillo!” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.