domingo, 22 de noviembre de 2015

FUNAMBULISMO ESPECTACULAR

En algunos sitios tenemos la costumbre de darnos un paseo dominical por el monte. Aprovechamos el día de fiesta para perdernos entre bosques, arroyos, cuestas y, si las piernas nos animan, llegar hasta la cima de alguna pequeña montaña desde donde dejar que la mirada domine el horizonte. Una salida dominguera cubre nuestras necesidades "alpinistas" y satisface nuestro apetito de naturaleza. Pero algunos no se conforman con tan poca cosa y necesitan escalar ochomiles... o caminar directamente sobre el aire.

Es el caso de Théo Sanson, quien el 15 de noviembre quiso comprobar cómo se veía el Castle Valley desde el aire y se dio un paseíto de medio kilómetro. ¡De vértigo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.