martes, 18 de agosto de 2015

TORRE DE VALDENOCEDA E IGLESIA DE SAN MIGUEL

Iglesia de San Miguel. Valdenoceda. Valle de Valdivielso.
En lo mejor de aqueste sitio hay un valle espacioso y muy florido a quien consagra el Ebro caudaloso y Valdivielso dan por apellido. 
Juan Fragoso, médico de Felipe II y Felipe III.

El valle de Valdivielso, aunque bravo, idílico, primaveral, tibio y frondoso, con mucha flor que las abejas transforman en miel y con tanta piedra noble como el anticuario más exigente pudiera desear.

El Valle de Valdivielso es fecundo en arquitectura medieval. Iglesias, ermitas, torres y casas solariegas se esparcen por todos los rincones del valle que el Ebro riega. La iglesia de San Miguel y la torre de Valdenoceda ofrecen una estampa singular en sí misma, aunque a mí desde donde más me gusta esa imagen es desde la bajada del puerto de la Mazorra, cuando voy desde el sur y he dejado atrás el Páramo de Masa. Nada más empezar a bajar, se abre, espectacular y grandioso, el valle, y abajo, dos edificios de piedra caliza y dorada, anclados en el tiempo. Hermosos en su sencillez, persuaden a la mirada para seguir mirando. Son como dos fuentes que calman la sed de sosiego.

Torre de Valdenoceda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.