domingo, 16 de agosto de 2015

LUIS CERNUDA, PERSONA DIFÍCIL, POETA GENIAL

Imagen tomada del archivo de ABC
...Entre los otros y tú, entre el amor y tú, entre la vida y tú está la soledad. Mas esa soledad, que de todos te separa, no te apena ¿Por qué habría de apenarte? Cuenta hecha con todo, con la tierra, con la tradición, con los hombres, a ninguno debes tanto como a la soledad. Poco o mucho lo que tú seas, a ella se lo debes.
De niño, cuando a la noche veías el cielo, cuyas estrellas semejaban miradas amigas llenando la oscuridad de misteriosa simpatía, la vastedad de los espacios no te arredraba, sino al contrario, te suspendía en embeleso confiado. Allá entre las constelaciones brillaba la tuya, clara como el agua, luciente como el carbón que es el diamante: la constelación de la soledad, invisible para tantos, evidente y benéfica para algunos, entre los cuales has tenido la suerte de contarte. 

De Ocnos

Cernuda es uno de esos poetas que dan brillo a una generación ya de por sí brillante. Pasado más de un siglo desde su nacimiento, podemos decir que su obra forma ya parte de la gran poesía escrita en castellano. 

Documentos rne publicó en 2013 este programa de casi una hora de duración en el que se recogen testimonios de Rosa Chacel, Rivero Tarabillo, O. Paz, V. Aleixandre, José Luis Cano... 

Modesta Cruz consigue con este documento mostrarnos la personalidad nada sencilla de Cernuda a través de sus poemas, de algunos momentos destacados de su biografía y de unos cuantos testimonios de quienes lo conocieron y lo trataron. Un trabajo muy bien hecho. 

TE QUIERO

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;


Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;


Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;


Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;


Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.


Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.