sábado, 8 de agosto de 2015

LIBROS, APUESTAS Y EL DILUVIO UNIVERSAL

Este libro, obtenido en 2005, forma parte de mis ganancias en el mundo de las apuestas deportivas. Hubo una temporada en que mi hermana y yo nos jugábamos un libro a un resultado deportivo. El que perdía le regalaba al otro el título que eligiera. Lo hicimos tres veces y en las tres ocasiones la suerte me bendijo. 

La epopeya de Gilgamesh es el relato más antiguo —2500-2000 a.n.e.— de la historia de la humanidad, mientras no aparezca otro. En él se nos cuenta la historia de Gilgamesh en busca de la gloria y la inmortalidad. Comienza con un ser despreciable y altanero, y termina con una persona consciente de sus limitaciones, y abatida por el dolor de la pérdida. Hay muchas versiones de la historia, pero la que se suele utilizar para las traducciones es la versión más moderna —1100 a.n.e.— y más completa, la versión babilónica. Aquí se encuentra también el primer relato escrito del diluvio universal.

—¡Hombre de Suruppak,
hijo de Ubar-Tutu:
derriba la casa,
hazte una nave!
¡Renuncia a las riquezas 
y asegúrate la vida!
¡Desprecia los bienes
y conserva la vida!
¡Sube semilla de todo lo que vive
a bordo de la nave!

La nave que tú mismo te vas a hacer
que sean iguales todas sus medidas,
que se correspondan su anchura y su largura.
Igual que el Apsu,
tápala con un techo.

                                (Traducción de Joaquín Sanmartín)

La influencia de la Epopeya de Gilgamesh en otros relatos y otras culturas ha sido muy estudiada. Es muy clara, por ejemplo, en Homero y en la Biblia. Lo curioso no es que haya influenciado a pueblos vecinos, como es natural. Lo verdaderamente curioso es que el mito del diluvio universal exista en culturas muy alejadas entre sí como son la griega, la hindú, la chibcha, la mapuche, la maya, la mexica, la inca, la uros, la kawesqar, la taíno, la guaraní, la pascuense y la moussaye. Tal vez algún día dispongamos de una buena explicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, pero no mantendré anónimos.