jueves, 20 de agosto de 2015

DEL MITO A LA VITALIDAD DE ROSSINI

Hay historias que tienen la capacidad de adherirse a nuestro ser más íntimo y, una vez creadas, pasan de generación en generación, de siglo en siglo, de autor en autor, hasta que alguien consigue darle una forma más o menos arquetípica.

Una de esas historias es la del héroe nacional suizo Guillermo Tell, de quien no podemos decir que haya existido, pero cualquiera se lo dice a un suizo. Yo mismo, de niño, leía emocionado el relato de su hijo y la manzana en un texto escolar en el que se contaban los hechos como sucesos históricos.

Después llegaría Schiller y compondría ese fantástico drama romántico en cinco actos que todos hemos admirado de adolescentes. Más tarde, el gran Rossini  le dio forma musical a cambio de una pensión vitalicia París bien vale una misa—. 

En la actualidad, el final de la Obertura es "el galope" musical más famoso del mundo de la música y uno de los momentos más enérgicos de la historia de la misma. 

¡En pie, queridos lectores-oyentes de este blog!


Dirige Miguel Roa

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Un "abrazo emocionado", como el de Vallejo.

      ...Entonces, todos los hombres de la tierra
      le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
      incorporose lentamente,
      abrazó al primer hombre; echose a andar.

      Eliminar
    2. Y al final el amor y solidaridad puede con todo, simbólicamente hasta con la muerte.

      Pues otro abrazo emocionado para ti Jesús.

      Eliminar

Todos los comentarios que estén firmados serán bienvenidos, no mantendré anónimos.